2 Samuel 6:11 – Bendiciones inesperadas: Descubra cómo fue bendecida la casa de Obed-edom

By Published On: 12 de mayo de 2023

En la Biblia encontramos personajes que desempeñaron papeles importantes, aunque […]

En la Biblia encontramos personajes que desempeñaron papeles importantes, aunque su tiempo en el centro de atención es relativamente corto. Uno de estos personajes es Obed-edom, un levita que llegó a ser conocido como el “guardián de la presencia de Dios”. Aunque no sabemos mucho sobre su vida personal, las Escrituras revelan información importante sobre su experiencia con Dios y el impacto que tuvo en su vida. En este estudio bíblico, exploraremos quién fue Obed-Edom y las lecciones que podemos aprender de su historia.

Obed-edom y el Arca de la Alianza

Obed-Edom se menciona por primera vez en el Antiguo Testamento durante el reinado del rey David. En ese momento, el Arca de la Alianza, símbolo de la presencia de Dios, estaba siendo devuelta a Jerusalén. En cierto momento, el rey David decidió traer el Arca de vuelta a Jerusalén. Sin embargo, durante el transporte, ocurrió un trágico incidente. Uza, uno de los hombres que transportaba el arca, la tocó de manera inapropiada, sin tener en cuenta las instrucciones dadas por Dios sobre cómo manipular el objeto sagrado. Como consecuencia de su imprudencia, Dios lo golpeó y murió de inmediato .Y cuando llegó a la era de Nacom, Uza extendió su mano hacia el arca de Dios, y la tomó; porque los bueyes lo dejaron colgado. Entonces la ira del Señor se encendió contra Uza, y Dios lo hirió allí por esta temeridad; y murió allí junto al arca de Dios. (2 Samuel 6:6-7) .

Este evento aterrador dejó al rey David temeroso y preocupado por la presencia del Arca. Decidió no llevar el arca a la ciudad de Jerusalén en ese momento. En cambio, el rey David entregó el Arca en manos de Obed-edom, el levita de la familia de Coat.

A Obed-Edom se le dio la responsabilidad de albergar el Arca en su casa. Durante tres meses, el Arca de la Alianza permaneció en la casa de Obed-Edom. Durante este tiempo, la familia de Obed-Edom fue bendecida y prosperada. Esto mostró que Dios estaba presente y bendiciendo la casa de Obed-Edom a causa del Arca.

Después de estos tres meses, el rey David supo que la presencia del Arca había traído bendiciones a la casa de Obed-edom. Esto animó a David a llevar el Arca a Jerusalén, esta vez siguiendo correctamente las instrucciones divinas. El Arca fue entonces llevada a la ciudad de Jerusalén en una ceremonia solemne, con gran regocijo y celebración. (2Samuel 6:11-15) Esta historia muestra cómo el Rey David, ante un trágico evento relacionado con el Arca de la Alianza, buscó entender la voluntad de Dios y dar los pasos correctos para honrar la presencia divina. Obed-edom, a su vez, fue bendecido por haber recibido debidamente el Arca en su hogar, demostrando la importancia de seguir las instrucciones de Dios.

Obed-Edom y la Bendición Divina

Durante este período, sucedió algo extraordinario en la casa de Obed-edom. La presencia del arca trajo una bendición significativa para él y toda su casa. El arca del Señor prosperó en su vida y en todas sus empresas. El arca de Jehová estuvo en casa de Obed-edom geteo tres meses; y Jehová bendijo a Obed-edom ya toda su casa. (2 Samuel 6:11)

Esta experiencia demuestra la importancia de la presencia de Dios en nuestras vidas. Cuando Obed-edom abrió las puertas de su hogar al arca, también abrió su corazón a la presencia de Dios. Y la respuesta divina no se hizo esperar. Como con Obed-edom, cuando nos rendimos a la presencia de Dios y buscamos vivir en obediencia a sus mandamientos, experimentamos su bendición y favor.

Obed-edom pronto recibió de nuevo el arca en su casa. No vio la muerte de Uza como un impedimento o motivo de temor, sino como una oportunidad de experimentar más la presencia de Dios en su vida. El texto bíblico nos revela que Obed-Edom no solo cobijó el arca, sino que también se dedicó a cuidarla con temor y reverencia. Reconoció la santidad de la presencia de Dios y se esforzó por cumplir con sus responsabilidades como cuidador del arca. Esta actitud de entrega y sumisión ante Dios produjo resultados notables.

Desde ese momento, la bendición de Dios comenzó a derramarse sobre la casa de Obed-edom. Su familia experimentó prosperidad, salud y paz. La presencia de Dios fue tan evidente en su vida que se hizo notoria en toda la región. El texto bíblico declara:

“Y estuvo el arca de Dios con la familia de Obed-edom por tres meses en su casa; y Jehová lo bendijo a él y a toda su casa. (1 Crónicas 13:14).

La experiencia de Obed-edom es un poderoso recordatorio de que la presencia de Dios en nuestras vidas trae transformación y bendición. Cuando buscamos ser fieles y dedicados a su presencia, haciéndole lugar en nuestros corazones y hogares, él se manifiesta de manera poderosa.

El impacto de Obed-Edom en la sociedad

La influencia de Obed-edom no se limitó solo a su hogar. La prosperidad y el testimonio de su familia atrajeron la atención del rey David y de toda la nación de Israel. Fueron testigos de primera mano del poder y la bendición de tener la presencia de Dios en sus vidas.

Este poderoso testimonio hizo que David reconsiderara su acercamiento al arca. Al darse cuenta de la importancia de la presencia de Dios, David tomó la decisión de traer el arca a Jerusalén una vez más. Esta vez, siguió estrictamente las instrucciones divinas con respecto al transporte y la adoración asociados con el arca.

Obed-Edom no solo allanó el camino para la bendición de Dios en su hogar, sino que también se convirtió en un catalizador para la transformación de la nación. Su testimonio de fidelidad y obediencia inspiró a otros a buscar la presencia de Dios en sus propias vidas ya comprender la importancia de tratarla con reverencia y santidad.

El restablecimiento del arca

Después de los tres meses de refugio en la casa de Obed-edom, el rey David decidió llevar de nuevo el arca a Jerusalén. Esta vez se preparó cuidadosamente para el viaje, siguiendo las instrucciones de la ley de Dios sobre cómo se debe transportar el arca. Entonces dijo David: Nadie puede llevar el arca de Dios sino los levitas; porque los escogió el Señor, para llevar el arca de Dios, y para servirle perpetuamente (1 Crónicas 15:2). Además, David reunió un gran séquito, incluidos músicos y sacerdotes, para celebrar la llegada del arca.

A medida que la caravana avanzaba hacia Jerusalén, una atmósfera de alegría y celebración impregnaba el aire. Los músicos tocaban sus instrumentos, la gente cantaba canciones de alabanza y los sacerdotes ofrecían sacrificios al Señor. Era un tiempo de gran fiesta y reverencia ante la presencia de Dios.

Sin embargo, algo extraordinario sucedió en el camino. Mientras los levitas transportaban el arca, David y todos los presentes, incluido Obed-edom, fueron testigos de una poderosa manifestación de la presencia de Dios. El texto bíblico informa:“Entonces David y toda la casa de Israel danzaron delante del SEÑOR con toda clase de instrumentos de madera de álamo temblón, con arpas, salterios, panderos, panderos y címbalos. Pero cuando llegaron a la era de Kidom, Uza extendió su mano hacia el arca para sostenerla, porque los bueyes tropezaron. Entonces el furor de Jehová se encendió contra Uza, y lo hirió, porque había extendido su mano hacia el arca; y murió allí delante de Dios. David se entristeció porque el SEÑOR, con mano tan dura, había irrumpido contra Uza; y llamó a aquel lugar Pérez-Uza, como se llama hasta el día de hoy. Entonces David tuvo miedo de Dios aquel día y dijo: ¿Cómo he de traerme el arca de Dios? (1 Crónicas 13:8-12).

Este incidente sirvió como un recordatorio solemne de que la presencia de Dios no debe tomarse a la ligera. Dios es santo y exige obediencia y reverencia de quienes se le acercan. La muerte de Uza fue un recordatorio doloroso pero necesario de que no debemos acercarnos a Dios de manera irreverente o desobediente.

La reacción de David al incidente fue de temor y búsqueda de sabiduría. Comprendió la seriedad de tratar con la presencia de Dios y reconoció su propio fracaso en seguir las instrucciones divinas. Así que decidió no seguir adelante con el arca de inmediato, sino que buscó la guía y la sabiduría de Dios.

En este momento crítico, David se volvió hacia Obed-edom y su casa. Se dio cuenta de que la presencia de Dios había sido una bendición en su hogar y quería que esa misma bendición se extendiera a toda la nación. David le dijo a Obed-edom: “Entonces dijo David: No podemos llevar el arca de Dios con nosotros, porque no la hemos inquirido debidamente” (1 Crónicas 13:13).

Conclusión

La historia de Obed-Edom nos enseña valiosas lecciones sobre la presencia de Dios. Fue un hombre que no solo tuvo el privilegio de albergar el arca del pacto en su hogar, sino que también entendió la importancia de cuidar y reverenciar la presencia divina. Tu obediencia y dedicación abrieron la puerta a la bendición y la transformación en tu vida y en la vida de quienes te rodean.

Podemos aprender de Obed-edom la importancia de buscar la presencia de Dios en nuestra vida diaria. Debemos ser diligentes en nuestra obediencia y reverencia, reconociendo que la presencia de Dios no debe tomarse a la ligera. Cuando abrimos nuestro corazón y nuestro hogar a la presencia de Dios, experimentamos una profunda transformación. Al igual que Obed-Edom, podemos disfrutar de la bendición y el favor de Dios en todas las áreas de nuestra vida, ya sea en relación con la familia, las finanzas, la salud o las relaciones.

Además, así como el testimonio de Obed-Edom impactó a la sociedad que lo rodeaba, nuestra búsqueda de la presencia de Dios también puede influir e inspirar a otros a nuestro alrededor. Cuando vivimos coherentemente con los principios y valores del Reino de Dios, nuestro testimonio se convierte en una luz brillante que atrae e impacta a quienes nos rodean.

Por lo tanto, es importante recordar que no necesitamos ser conocidos o tener posiciones destacadas para marcar la diferencia. Como Obed-Edom, un levita común y corriente, podemos ser agentes de transformación en nuestro contexto, simplemente buscando la presencia de Dios en nuestra vida diaria y viviendo de acuerdo con sus principios.

Que la historia de Obed-edom nos inspire a buscar una vida de intimidad y entrega a la presencia de Dios. Que seamos guardianes de la presencia divina, haciendo lugar en nuestras vidas y hogares para que Él se manifieste poderosamente. Que podamos vivir en obediencia, reverencia y fidelidad, siendo canales de bendición y testimonio para quienes nos rodean.

Que el ejemplo de Obed-Edom nos anime a buscar lo mejor que Dios tiene para nosotros, sabiendo que cuando valoramos la presencia de Dios por encima de todo, somos abundantemente bendecidos. Que nuestra vida esté marcada por la manifestación del poder y la gracia de Dios, para que todos los que nos rodean sean impactados y despertados a buscar una vida de comunión con el Padre.

En resumen, Obed-edom nos enseña que por más insignificantes que parezcamos a los ojos del mundo, cuando nos abrimos a la presencia de Dios y la cuidamos con dedicación y reverencia, somos transformados y nos convertimos en agentes de transformación en medio de nosotros. . Que sigamos el ejemplo de Obed-edom y busquemos una vida de plenitud y bendición en la presencia de Dios.

Share this article

Written by : Ministério Veredas Do IDE

Leave A Comment