Mateo 16:25 – Porque el que quiera salvar su vida, la perderá

By Published On: 23 de junio de 2023

El pasaje de Mateo 16:24, donde Jesús les dice a […]

El pasaje de Mateo 16:24, donde Jesús les dice a sus discípulos que se nieguen a sí mismos, tomen sus cruces y lo sigan, es un llamado profundo y desafiante. Estas palabras reflejan la naturaleza del verdadero discipulado cristiano y revelan principios esenciales para una vida de fe. En este estudio bíblico, exploraremos el significado y la aplicación de este mensaje, examinando otros versículos relacionados que nos ayudarán a comprender mejor las enseñanzas de Jesús.

La negación de uno mismo

Jesús comienza su instrucción con las palabras: “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”; (Mateo 16:24). Esta declaración puede parecer paradójica a primera vista, sin embargo, cuando la examinamos más profundamente, descubrimos una verdad espiritual de gran significado.

La abnegación no implica despreciar u odiar nuestra propia identidad, sino dejar de lado nuestra naturaleza egoísta y egocéntrica. Es una invitación a priorizar los intereses de Dios y de los demás por encima de los nuestros. Este llamado requiere una transformación interna, en la que nuestros deseos y ambiciones personales se someten a la voluntad divina. Significa optar por renunciar a los placeres y beneficios terrenales a favor del reino de Dios y los propósitos divinos.

En el libro de Hebreos, encontramos un extracto que ilustra la fidelidad de Dios en el cumplimiento de sus promesas: “Por tanto, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, se interpuso con juramento; para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos firme consuelo los que nos refugiamos en retener la esperanza puesta delante de nosotros; la cual tenemos como ancla del alma, segura y firme, y que penetra hasta detrás del velo, donde Jesús, nuestro precursor, entró por nosotros, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec” (Hebreos 6:17-20). ) .

Este versículo subraya la inmutabilidad y la fidelidad de Dios en el cumplimiento de sus promesas. Él nos asegura que si ponemos nuestra confianza en Dios y nos aferramos a la esperanza que Él nos ofrece, tendremos un ancla para nuestras almas. Esta ancla es segura y firme, penetrando más allá del velo, indicando el acceso que tenemos a Dios a través de Jesucristo, nuestro precursor y eterno sumo sacerdote.

Estas palabras del libro de Hebreos complementan la instrucción de Jesús acerca de negarse a sí mismo. A medida que abandonamos nuestro egoísmo y ponemos nuestra esperanza y confianza en Dios, encontramos consuelo y seguridad en Su fidelidad inquebrantable. La figura del sumo sacerdote, según el orden de Melquisedec, apunta a la supremacía y permanencia del sacerdocio de Jesucristo, que abre el camino a la comunión con Dios.

Entonces, al examinar tanto la instrucción de Jesús como las palabras del libro de Hebreos, entendemos que negarse a sí mismo es una profunda invitación a abandonar nuestra naturaleza egoísta y buscar una vida centrada en Dios y en los demás. Es un camino de transformación interior, en el que encontramos consuelo y seguridad en la fidelidad inmutable de Dios, anclando nuestra alma en la esperanza propuesta por Él.

Toma tu cruz

La segunda parte del versículo en Mateo 16:24 dice, “toma tu cruz” . Esta expresión utilizada por Jesús es una referencia directa a la crucifixión, símbolo de sufrimiento y sacrificio extremo. En ese momento, la cruz era una forma de castigo cruel y humillante, conocida por su crueldad y deshonra.

Al llamarnos a tomar nuestra cruz, Jesús nos invita a estar dispuestos a enfrentar las dificultades y la persecución por causa del evangelio. Esto implica estar dispuesto a asumir las consecuencias del seguimiento de Cristo, aunque signifique afrontar el rechazo, la oposición o incluso la muerte física.

Tomar nuestra cruz también está relacionado con la entrega total a Dios. Así como Jesús entregó su vida en la cruz por nosotros, debemos estar dispuestos a entregarle nuestra vida por completo. Es una expresión de fe radical y una respuesta al amor incondicional de Dios por nosotros.

Para ayudarnos a entender este llamado, encontramos un versículo en Romanos 8:13: “Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.” Este versículo enfatiza la importancia de vivir en conformidad con el Espíritu, permitiéndole guiar nuestras decisiones y acciones.

Al vivir según los deseos egoístas de la carne, estamos destinados a la muerte espiritual. Sin embargo, si, por el poder del Espíritu Santo, hacemos morir las obras de la carne, renunciando a las inclinaciones pecaminosas y siguiendo una vida de obediencia a Dios, entonces viviremos verdaderamente.

La combinación de las palabras de Jesús sobre tomar nuestra cruz y el versículo de Romanos 8:13 nos muestra que seguir a Cristo implica una entrega total, dispuesta a enfrentar las dificultades y renunciar a nuestros deseos egoístas. Es un camino de renovación interior, guiado por el Espíritu Santo, y una respuesta al amor y al sacrificio de Jesús por nosotros.

Al reflexionar sobre estas verdades, recordamos otros versículos que nos alientan a continuar en este viaje. Por ejemplo, en Filipenses 3:8 , el apóstol Pablo escribe: “Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia de conocer a Cristo Jesús, mi Señor; por lo cual he perdido todas estas cosas, y las tengo por escoria, para ganar a Cristo.”

En este versículo, Pablo expresa su perspectiva sobre los asuntos del mundo en comparación con conocer a Cristo Jesús, tu Señor. Pablo declara que él considera todas las cosas como pérdida a causa de la excelencia del conocimiento de Cristo. Esto significa que reconoce que todos los logros, riquezas y placeres terrenales son insignificantes comparados con la preciosidad de conocer a Jesús personalmente. Para él, nada se compara con la intimidad y la relación con el Señor.

Pablo también señala que sufrió la pérdida de todas estas cosas. Esto indica que, al optar por seguir a Cristo y vivir según los principios del Evangelio, tuvo que renunciar a muchas cosas que eran valoradas por la sociedad, como el estatus, la posición social e incluso su antigua identidad como perseguidor de los cristianos.

Va tan lejos como para afirmar que considera todas estas cosas como escoria, lo que significa que las ve como algo despreciable, sin valor real en comparación con el tesoro de conocer a Cristo. Pablo está dispuesto a renunciar a todo lo que el mundo valora a cambio de tener comunión con Jesús y compartir la vida y la muerte con Él.

Este pasaje nos desafía a examinar nuestras prioridades y valorar el conocimiento de Cristo por encima de todo. Pablo nos enseña que la verdadera riqueza y satisfacción provienen de una relación con Jesús, y que cualquier otra cosa que el mundo ofrezca es fugaz y no puede compararse con el valor eterno de conocerlo.

Por tanto, podemos aprender de Pablo a poner a Jesús en el centro de nuestra vida, abandonando las cosas de este mundo que nos distraen y buscando una comunión más profunda con Él. Al hacer esto, encontraremos un gozo y una plenitud que solo se pueden encontrar en Cristo.

Sigue a Jesus

La tercera parte del versículo declara, “…y sígueme” (Mateo 16:24c). Seguir a Jesús implica caminar sobre sus pasos, imitar su carácter y vivir según sus enseñanzas. Es una invitación a una vida de discipulado, donde estamos en constante búsqueda de una comunión íntima con el Señor.

Seguir a Jesús implica una entrega total a su liderazgo. Él es nuestro Maestro y Salvador, y debemos reconocer su autoridad en todas las áreas de nuestra vida. Esto requiere un compromiso diario de buscar y obedecer la voluntad de Dios, permitiendo que el Espíritu Santo nos guíe en cada paso del camino.

Si bien seguir a Jesús es un llamado exigente, también es una invitación a experimentar una vida plena y abundante en su presencia. Al seguir a Cristo, encontramos el perdón, la redención y el verdadero propósito. Es un viaje de transformación continua donde somos moldeados a la semejanza de Cristo y empoderados para impactar el mundo que nos rodea con el amor de Dios.

Jesús enfatiza la importancia de servirlo y seguirlo. Él afirma que aquellos que le sirven deben seguirlo de cerca, estar donde Él está. Esto significa estar dispuesto a comprometerse en una vida de discipulado, poniendo a Jesús como centro y modelo de su vida. “ Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí estará también mi siervo. Y si alguno me sirve, mi Padre lo honrará”. – (Juan 12:26) 

Además, Jesús promete que aquellos que le sirvan serán honrados por Dios Padre. Esto indica que Dios valora y premia a quienes dedican su vida a servir a Jesús y hacer su voluntad. Este honor puede manifestarse de muchas maneras, como bendiciones espirituales, crecimiento en la fe y gozo en la presencia de Dios.

Este versículo nos lleva a examinar nuestra actitud de servicio a Jesús. Nos invita no sólo a seguirlo superficialmente, sino a entregarnos completamente a Él, colocándolo como Señor de nuestra vida y buscando servirlo con sinceridad y devoción. Y mientras lo hacemos, podemos confiar en que Dios nos honrará y nos bendecirá en nuestro viaje de fe.

Conclusión

El llamado de Jesús a negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguirlo es una invitación radical a una vida de auténtico discipulado. Si bien es un desafío, es un viaje transformador, donde somos atraídos a una intimidad más profunda con Dios y somos empoderados para vivir de acuerdo con su propósito eterno.

Al negarnos a nosotros mismos, reconocemos que la vida no se trata de nosotros mismos, sino de vivir para la gloria de Dios y servir a los demás. Al tomar nuestra cruz, aceptamos el sufrimiento y el sacrificio que vienen con seguir a Cristo, confiando en la gracia y el poder de Dios para sostenernos. Y siguiendo a Jesús encontramos un camino de esperanza, de transformación y de plenitud de vida.

Que podamos abrazar este llamado de Jesús en nuestra vida diaria, buscando vivir en total sumisión a su voluntad y permitiéndole guiar cada uno de nuestros pasos. Que el Espíritu Santo nos capacite para negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguir a Jesús para que podamos experimentar la vida abundante e impactar al mundo que nos rodea con el amor y la gracia de Dios.

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; pero el que no creyere, será condenado. – Marcos 16:15-16

Share this article

Written by : Ministério Veredas Do IDE

Leave A Comment