Mateo 21:22 – Todo lo que él pida en oración, creyendo, lo recibiréis

By Published On: 15 de febrero de 2022

¿Qué es la oración? La oración es la forma de […]

¿Qué es la oración? La oración es la forma de comunicación utilizada entre los creyentes y el Señor. Mateo 21:22 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.  Podemos encontrar varios derivados de la palabra oración:

Invoca a Dios: (Salmos 17:6) – Te llamé, oh Dios, porque quieres oírme; inclina a mí tu oído, y escucha mis palabras.

Invocad el nombre del Señor: (Génesis 4:26) – Y a Set también le nació un hijo; y llamó su nombre Enós; entonces comenzó a invocar el nombre del Señor.

Clama al Señor: (Salmos 3:4) – Con mi voz clamé al Señor, y él me oyó desde su santo monte. 

Levantemos nuestra alma a Jehová: (Salmos 25:1) – A ti, Señor, levanto mi alma.

Buscad al Señor: (Isaías 55:6) – Buscad al Señor mientras puede ser hallado, llamadlo en tanto que está cercano.

Acérquese al Trono de la Gracia con Confianza: (Hebreos 4:16) – Acerquémonos, pues, con confianza al Trono de la Gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Acercarnos a Dios: (Hebreos 10:22) – Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua limpia,

Quizás muchos no lo sepan, pero la Biblia nos enseña que hay razones para decir una oración, una de las principales razones por las que decimos una oración, es porque la oración es una ordenanza de Dios, es decir, Dios manda que el cristiano viva en oración.

oración como ordenanza de Dios:

La primera ordenanza de Dios es que el creyente ore. El mandato de orar se puede encontrar en las Escrituras en 1 Crónicas 16:11 – Buscad a Jehová y su fuerza; busca su rostro continuamente.  Debemos estar constantemente buscando a Dios y pidiéndole fortaleza para enfrentar todas y cada una de las dificultades que podamos encontrar en el caminar cristiano, el cristiano debe estar continuamente ante la presencia de Dios, porque la oración es la comunicación entre el creyente y Dios.

Isaías 55:6 – Buscad al Señor mientras puede ser hallado, llamadlo en tanto que está cercano.

Mateo 26:41 – El mismo Señor Jesús: Velad y orad, para que no entréis en tentación; en verdad, el espíritu está listo, pero la carne es débil.

El Señor Dios se comunica con el cristiano a través de la oración, pues sólo a través de la oración mantenemos nuestra relación con Dios.

Las bendiciones, así como el cumplimiento de las promesas de Dios, se derramarán únicamente sobre la vida de aquellos que buscan a Dios en oración. 

Cuando Jesús prometió el derramamiento del Espíritu Santo, enseña que para que eso sucediera era necesario que todos estuvieran en constante oración en el aposento alto hasta que el Espíritu Santo fuera derramado con poder el día de Pentecostés. 

Hechos 2:1-4 – Y cuando se cumplió el día de Pentecostés, estaban todos en un mismo lugar unánimes;

Y de repente vino del cielo un estruendo, como de un viento recio que soplaba, y llenó toda la casa donde estaban sentados.

Y vieron lenguas divididas, como de fuego, que venían a posarse sobre cada uno de ellos.

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu Santo les daba que hablaran.

Debemos estar en constante oración, sabiendo que no siempre recibiremos de inmediato lo que buscamos, pues es sumamente necesario que insistamos en la oración para que así Dios pueda responder a nuestra petición. 

Todo cristiano que persevera en la oración recibe, pues la palabra de Dios dice: Lucas 11:5-13 – Y les dijo: ¿Quién de vosotros quiere un amigo, y si voy a él a medianoche y le digo: Amigo, préstame tres panes, porque ha venido un amigo mío a mi casa, de camino, y no tengo que presentarte; Si él, respondiendo desde dentro, dice: No me molestéis; la puerta ya está cerrada, y mis hijos están conmigo en la cama; no puedo levantarme para darte;

Os digo que aunque no se levante a dárselos, por ser su amigo, sin embargo, por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite.

Y yo os digo, pedid, y se os dará; Busca y encontrarás; llamad, y se os abrirá;

Porque el que pide recibe; y el que busca encuentra; y al que llama se le abre.

¿Y qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? O, si te pide un pez, ¿le darás una serpiente por un pez?

O, también, si le pides un huevo, ¿le darás un escorpión?

Porque si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

El apóstol Pablo a menudo pedía oración por sí mismo, sabiendo que su ministerio no podía prosperar sin las oraciones de sus hermanos en Cristo. Romanos 15:30 – Y os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que luchéis conmigo en vuestras oraciones por mí a Dios;

Aquí podemos entender que para el crecimiento del reino, y para que los propósitos de Dios lleguen a existir en la tierra, es necesario que el cristiano venga a vivir una vida de oración constante intercediendo ante Dios por la manifestación del poder de Dios en la tierra. .

Constantemente debemos orar a Dios, pidiéndole que sus propósitos vengan a cumplirse en este mundo, debemos estar en constante oración por los que están en el campo predicando el evangelio y por las iglesias que están abiertas anunciando la venida del Señor Jesucristo. . 

Santiago nos enseña que podemos recibir sanidad a través de la oración realizada con fe en el nombre del Señor Jesús. Dios todavía sana hoy, pero tenemos que entender que existe nuestro grado de fe y creencia de que Dios nos sanará, y está ligado a la voluntad de Dios para realizar tal milagro.

Santiago 5:15 – Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.

E incluso si oramos por sanidad física e incluso si no recibimos sanidad de inmediato, debemos perseverar en la oración, creyendo que con el tiempo, Dios intervendrá y concederá el deseo de nuestro corazón.

Requisitos de oración efectivos. 

El primer requisito de la oración eficaz es la fe, porque como bien sabemos, nuestras oraciones nunca serán contestadas sin fe en nuestros corazones. El Señor Jesús mismo declaró abiertamente: Marcos 11:24 – Por tanto, os digo que todo lo que pidáis en oración, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

Jesús está diciendo que cuando creemos que hemos recibido lo que aún estamos pidiendo, todo lo que pidamos en oración nos será concedido. El secreto está en confiar primero, y pedir a Dios con la certeza de que Él está listo para responder a la oración a la que se hará, pues Jesús dice que: «Si puedes creer, al que cree todo le es posible». – Marcos 9:23

Debemos acercarnos a Dios con un corazón sincero, un corazón que tenga la plena certeza y convicción de la Fe, porque sin fe se hace imposible agradar y recibir algo de Dios.

Hebreos 10:22 – Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia y lavados los cuerpos con agua limpia.

Toda oración debe hacerse en el nombre de Jesús. Juan 14:13,14 – Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si pides algo en mi nombre, lo haré. Aquí entendemos que toda oración debe realizarse en armonía con la persona, el carácter y la voluntad del Señor Jesús.

La oración sólo puede ser eficaz si se realiza según la buena, perfecta y agradable voluntad de Dios. Por eso tenemos la oración modelo que dejó nuestro Señor Jesús, el Padre Nuestro, que confirma este hecho: “Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo” (Mateo 6,7; Lucas 11,2).

Debemos orar según la voluntad de Dios, así como debemos estar dentro de la voluntad de Dios, para que la oración sea escuchada y contestada por Dios.

Principios bíblicos y métodos de oración eficaz.

Para que podamos orar con eficacia, primero debemos alabar y adorar a Dios con sinceridad. Es necesario que se haga una confesión sincera de los Pecados conocidos es vital para la oración de Fe. Es necesario que vengamos a pedir de acuerdo a nuestras necesidades. Debemos interceder de corazón los unos por los otros, con oración de intercesión

. Podemos orar en silencio, en voz alta o a gritos, usando nuestras propias palabras, o incluso haciendo uso de palabras directas de la biblia, podemos orar mentalmente, y también podemos orar a través del Espíritu. También es posible orar con gemidos, sin usar ninguna palabra humana, y finalmente podemos orar con cantos al Señor. 

¿Qué posición adecuada, en el cuerpo, en la oración? 

Existen las más variadas formas de posicionarnos para orar, en la Santa Biblia podemos ver que infinidad de personas oraban en diferentes posiciones, vemos personas que oraban de pie, sentadas, arrodilladas, postradas en la cama, agachadas en el suelo, postradas en el suelo y con las manos extendidas hacia el cielo. En otras palabras, lo que importa es que entremos ante la presencia de Dios a través de la oración, nada nos impide orar excepto nosotros mismos.

Y podemos resumir que la iglesia depende de la oración de cada uno de nosotros, y cada uno de nosotros depende de la oración de uno de los otros, y debemos estar constantemente intercediendo ante Dios, por nosotros mismos y por el crecimiento del reino de Dios. La oración genera intimidad con Dios, es la única llave que tenemos para hacer visible lo invisible, la oración es la única forma que tenemos para dialogar con Dios y de la misma manera escucharlo hablarnos.

Share this article

Written by : Ministério Veredas Do IDE

Leave A Comment

Follow us

A quick overview of the topics covered in this article.

Join our team

Join us today and unleash your full potential as a copywriter.

Latest articles