Romanos 5:8 – Cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros

By Published On: 6 de mayo de 2023

El libro de Romanos es una de las cartas más […]

El libro de Romanos es una de las cartas más importantes escritas por Pablo. Escrita para la iglesia de Roma, la carta de Romanos es una explicación teológica completa del Evangelio, desde la caída del hombre hasta la justificación por la fe en Cristo. En Romanos 5:8 , Pablo escribe: “Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Este versículo es uno de los más poderosos de la Biblia y muestra claramente el amor incondicional de Dios por la humanidad, independientemente de nuestro estado pecaminoso.

En este estudio bíblico, exploraremos lo que significa el amor de Dios para nosotros, cómo se relaciona con nuestra salvación y cómo podemos compartir ese amor con los demás.

El amor incondicional de Dios

Romanos 5:8 nos dice que Dios demostró su propio amor por nosotros al enviar a Cristo a morir en nuestro lugar cuando aún éramos pecadores. El amor de Dios es completamente incondicional y no depende de nada de lo que hagamos. De hecho, no hay nada que podamos hacer para ganar el amor de Dios, porque ya lo tenemos. Él nos ama simplemente porque somos sus criaturas.

El amor de Dios no es sólo un sentimiento, es un acto de sacrificio. Envió a Su único Hijo a morir por nosotros, para que tengamos vida eterna. Este amor incondicional es un tema común en toda la Biblia, y podemos ver ejemplos de esto en muchos versículos, como Juan 3:16 , que dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todos todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Otro ejemplo se encuentra en Efesios 2:4-5: “Pero Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en nuestros pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia has sido salvado).”

Estos versículos nos muestran que el amor de Dios es verdaderamente incondicional y no se basa en nada que podamos hacer para ganarlo. Es un amor que va más allá de nuestra comprensión humana y es algo por lo que debemos estar agradecidos todos los días.

Salvación por gracia

El amor incondicional de Dios por nosotros es la razón por la que podemos tener la salvación por gracia. Efesios 2:8-9 nos dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

La salvación no es algo que podamos ganar por nuestras propias obras, sino que es un regalo gratuito de Dios. Todo lo que necesitamos hacer es tener fe en Cristo y aceptar Su sacrificio por nosotros. Esto es posible sólo por la gracia de Dios.

La gracia de Dios es un tema recurrente a lo largo de la Biblia. En Romanos 3:24, Pablo escribe: “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”. Este pasaje enfatiza que nuestra justificación ante Dios no es algo que podamos lograr por nuestro propio mérito, sino que es el resultado de la gracia de Dios.

La gracia también se describe en Efesios 1:7-8: “En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que Dios ha derramado sobre nosotros en toda sabiduría e inteligencia”. Aquí vemos que la redención y el perdón de los pecados son posibles gracias a la abundante gracia de Dios.

La salvación por gracia es una clara demostración del amor de Dios por nosotros. Él nos amó aun cuando éramos pecadores y nos dio la oportunidad de recibir la salvación sin ningún mérito de nuestra parte. Esto nos lleva a una respuesta natural de gratitud y alabanza a Dios.

Compartiendo el amor de Dios

Cuando comprendemos el amor incondicional de Dios y experimentamos la salvación por gracia, somos llamados a compartir ese amor con los demás. Jesús nos mandó a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Marcos 12:31). Ese amor debe demostrarse en nuestras acciones y palabras cuando nos acercamos a aquellos que aún no conocen el amor de Dios.

Un pasaje clave que nos desafía a compartir el amor de Dios es Mateo 28:19-20, conocido como la Gran Comisión: «Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo». Espíritu, enseñándoles a obedecer todo lo que os he mandado. Y siempre estaré contigo, hasta el final de los tiempos.” Esta es una misión dada por Jesús a todos sus seguidores, llevar el Evangelio a todas las personas y enseñarles a obedecer sus mandamientos.

Además, la forma en que vivimos nuestra vida diaria es también una forma de compartir el amor de Dios. Jesús dijo en Mateo 5:16 : “Así alumbre vuestra luz delante de los demás, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. Nuestras acciones y comportamiento deben reflejar el amor y la gracia de Dios para que otros puedan ser atraídos hacia Él.

Podemos encontrar aliento y guía en otros versículos de la Biblia que nos ayudan a comprender el amor de Dios y nos inspiran a compartirlo. Un ejemplo es 1 Juan 4:11 , que dice: “Amados, si Dios nos amó de tal manera, también debemos amarnos unos a otros”. Este pasaje nos recuerda que a medida que recibimos el amor de Dios, también debemos extender ese amor a los demás.

Otro versículo relevante es Mateo 5:43-44, donde Jesús nos enseña: “Oísteis que fue dicho: ‘Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.’ Pero yo digo: Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen”. Estas palabras de Jesús muestran que el amor de Dios va más allá de las expectativas humanas. Él nos llama a amar no solo a los que nos aman, sino también a los que pueden ser considerados enemigos. Al amarlos y orar por ellos, estamos demostrando el amor de Dios de una manera poderosa.

A medida que compartimos el amor de Dios con los demás, debemos recordar que cada persona que conocemos es preciosa a los ojos de Dios. El versículo 2 Pedro 3:9 nos recuerda esto: “El Señor no tarda en cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, tiene paciencia con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”. Dios quiere que todas las personas se salven y experimenten su amor, y estamos llamados a ser instrumentos de ese amor en sus vidas.

Conclusión

Romanos 5:8 nos revela el amor incondicional de Dios por nosotros. Él nos amó aun cuando éramos pecadores y envió a Su Hijo Jesús a morir en nuestro lugar. Este amor nos trae la salvación por gracia, un regalo gratuito de Dios que no podemos ganar por nuestras propias obras.

Comprender este amor nos desafía a compartirlo con los demás. Debemos amar a nuestro prójimo y buscar llevar el Evangelio a todas las personas, tanto a través de nuestras palabras como de nuestras acciones. El amor de Dios es una fuerza transformadora y, al compartirlo, podemos marcar la diferencia en la vida de aquellos que aún no conocen la gracia salvadora de Cristo.

Share this article

Written by : Ministério Veredas Do IDE

Leave A Comment